«EL POLY» URREAGA DIJO ADIÓS A LA PRÁCTICA DEL FÚTBOL





Miguel Urreaga, marcador central de Alvear FBC, a los 37 años de edad dijo adiós a la práctica activa de fútbol de primera división. El histórico defensor hizo todas las divisiones formativas hasta llegar a jugar en primera en el conjunto de Belgrano de Santa Rosa y llegó al conjunto azul en el año 2009, de la mano de Mariano Scrimaglia. Fue ganador de seis títulos con Alvear, y según el propio jugador lo expresó, al programa «980 Master Deportivo», el más importante, o el que más lo marcó, fue el del 2009, por todo lo que se vivió en ese plantel, debido a lo trágico del accidente que se llevó la vida de dos jugadores de ese plantel como lo eran Ian Pildain y Fernando Argüello.

El popular «poly», agregó que la clave para el éxito es el esfuerzo permanente y ser buena persona, algunos jugadores son más dotados que otros que les cuesta más, pero en su opinión, generalmente a los que más les cuesta y se esfuerzan, suelen llegar más lejos, que quienes tienen más condiciones futbolísitcas, pero que por ahí no se esfuerzan demasiado. Dijo también en el programa deportivo de radio 37, que a pesar que tiene familia en la capital pampeana, no cambia por nada a Intendente Alvear, lugar en el cuál tiene su trabajo y lo a elegido para vivir. Continuó diciendo que seguirá ligado al fútbol, aunque, no como dirigente, ni en ningún cuerpo técnico y tampoco jugará en el fútbol senior, por entender que al fútbol en serio lo jugó los Domingos, y vio algunos partidos de veteranos, en los cuales se juega muy fuerte e incluso con agresiones a los árbitros y en esas condiciones le dice que no. Si en algún momento lo toman como un divertimento, como para ir a pasar un buen momento tal vez lo haría, pero por lo que vio hasta ahora no.





Ante la pregunta sobre si no lo podrían convencer de jugar una temporada más, dijo que no, que prefiere irse por la puerta grande, porque antes llegaba la hora de entrenar y se moría por ir al club y eso ahora ya no le pasaba más. Finalizó diciendo, que lo fue meditando desde hace bastante tiempo y que con casi 37 años, si no se entrena no se puede jugar, es por eso que llegó el momento de decir basta.